Esta noticia llega gracias a:

 

 

 

El mercado textil es uno de los mayores contaminantes del planeta, sólo en Francia cada año se destruyen productos por valor de US$ 700 millones, por ello  el estado francés aprobó una ley que prohíbe a las compañías de indumentaria y artículos de lujo destruir productos no vendidos o devueltos y obliga a su reutilización o reciclado. Sin embargo esta ley no estipula las sanciones a los infractores.

Esta  ley prohíbe a las empresas de ropa de diseño y artículos de lujo destruir productos no vendidos o devueltos -incluidos productos de higiene y cosméticos- y garantizar su reutilización, reciclaje y redistribución. Francia ya prohibió a los supermercados tirar los alimentos no vendidos y los obligó a donarlos a organizaciones benéficas.

 

El gobierno francés afirmó que la ley es la primera en el mundo. El proyecto de ley de 130 artículos, destinado a promover la economía circular, fue adoptado después de que la cámara baja, Assemblée Nationale, lo aprobara y la cámara alta, el Sénat, llegara a un acuerdo. El proyecto de ley obliga a los productores, importadores y distribuidores a donar productos sin vender, excepto aquellos que presentan riesgos para la salud o la seguridad, según informes de los medios de comunicación europeos.

 

 

 

La ley no solo alienta la venta de alimentos sueltos a los clientes, sino que también ordena a los fabricantes, que usan plástico en sus productos, que publiquen los detalles sobre la presencia de ‘disruptores endocrinos’.

La ley apunta a reducir a la mitad el uso de plástico de un solo uso y todo el plástico reciclable en los próximos cinco años. También prohibirá el uso de envases de plástico en restaurantes de comida rápida y comida para llevar en los próximos tres años. La ley tiene una cláusula de «quien contamina paga», según la cual las empresas deben financiar la destrucción de los desechos creados por ellas.

 

Lo más positivo se logra cuando tomamos en cuenta a los demás y actuamos para proteger el futuro del planeta y sus habitantes.

Recuerda que SI GASTAS AGUA DE MÁS, SE LA QUITAS A LOS DEMÁS.