Noticias

Publicado en abril 8th, 2015 | Por Rhynia Moreno

0

Piden 22 años de cárcel para ex productor por estafa

Un productor musical que en su día trabajó con estrellas como Kenny G y Whitney Houston es para los fiscales un maestro de la manipulación y el lunes recomendaron que pase más de dos décadas en prisión por un esquema Ponzi con el que estafó a sus inversores.

En documentos presentados en la corte federal de Manhattan, la fiscalía dijo que Charles Huggins, de 68 años, vivió durante casi una década una vida de lujo a expensas de docenas de víctimas en Estados Unidos que confiaron en su promesa de que obtendrían altas tasas de retorno en inversiones en oro y diamantes de Sierra Leona y Liberia.

“Huggins disfrutó con la emoción y satisfacción de robar a personas inocentes y gastar el dinero que habían ganado con esfuerzo”, escribieron los fiscales, añadiendo que Huggins desvió dinero para pagar un alquiler mensual del 7.200 dólares en Manhattan y los gastos de su Mercedes Benz, facturas en restaurantes, ropa cara y cuentas de tarjetas de crédito personales. En total, elevaron la cantidad robada a sus inversores a 8,1 millones de dólares, distribuyendo parte entre su familia.

El gobierno dijo que el acusado, residente en Edgewater, Nueva Jersey, debería enfrentarse a entre 22 y 27 años de cárcel en la vista para su sentencia prevista para el 21 de abril tras ser condenado por fraude y conspiración el pasado octubre. Los discales dijeron que sus acciones estuvieron motivadas “por un abrumador sentimiento de codicia y derecho”.

Los abogados de Huggins dijo en documentos presentados la semana pasada que el gobierno califica injustamente el caso como un esquema Ponzi “cuando en realidad fue un intento totalmente desacertado para hacer frente a los que se quejaban”.

Como ejemplo señalaron que Emmet Smith, un ex jugador profesional de fútbol, se quejó y se alcanzó un acuerdo con él. Otro ex jugador de fútbol, Kenneth Hamlin, testificó a favor de la fiscalía en el juicio.

Los abogados dijeron Huggins estaba enfermo y era un analfabeto funcional, añadiendo que no debería pasar más de seis años en la cárcel. Los abogados aportaron un video de la ex esposa de Huggins — la cantante de soul Melba Moore — entre sus pruebas.

La defensa agregó además que la cifra adecuada para cubrir las pérdidas de las víctimas eran 2,3 millones de dólares, y sostuvo que Huggins tenía buenas intenciones, licencias mineras aseguradas y que viajó a África Occidental varias veces.

Los fiscales dijeron que la trama de Huggins comenzó en la década de 2000 después de que las discográficas que gestionó — Hush Productions y Orpheus Inc. en Nueva York — atravesasen un mal momento.

Fuente:


Acerca del autor



Comentarios cerrados

Volver al principio ↑