Espejito espejito ¿quién es el museo mas bonito?

Después de  meses de confinamiento, el Louvre de París, el museo más visitado del mundo, reabre sus puertas pero con limitaciones sanitarias y sin la habitual avalancha de turistas que comúnmente se aprecia en esta época del año. De acuerdo con los administradores del sitio, las pérdidas y las restricciones actuales auguran años difíciles desde el punto de vista financiero.

El Louvre reabre pero con varias restricciones. Lo que para algunos es motivo de frustración, es una fortuna para otros. Serán 30.000 obras en 45 km², que sumadas a la gran reducción en el número de visitantes diarios, supone la oportunidad de tener una experiencia más íntima con piezas como la ‘Mona Lisa’, ‘La Victoria de Samotracia’ y ‘La Venus de Milo’ que todavía podrán ser apreciadas.

Por ahora, seguirá cerrado el segundo piso de las alas Richelieu y Sully, por lo que quedan vedadas obras de  Rembrandt y Vermeer. Asimismo, una parte de las colecciones de escultura francesa de la edad media y del Renacimiento, y objetos de arte de los siglos XVIII y XIX, tampoco estarán abiertas al público.

Los visitantes que usan máscaras protectoras toman fotografías frente a la pintura de Leonardo da Vinci La Gioconda (Mona Lisa), en el Museo del Louvre en París, Francia, 06 de julio de 2020. Después de un cierre de casi cuatro meses debido a la pandemia de coronavirus, el Museo del Louvre reabre al público.
Los visitantes que usan máscaras protectoras toman fotografías frente a la pintura de Leonardo da Vinci La Gioconda (Mona Lisa), en el Museo del Louvre en París, Francia, 06 de julio de 2020. Después de un cierre de casi cuatro meses debido a la pandemia de coronavirus, el Museo del Louvre reabre al público. © EFE/Christophe Petit Tesson

Las reservas para las visitas se abrieron el 15 de junio en Internet y es prácticamente la única forma de entrar al Louvre, aunque también se puede intentar en el propio museo si quedan franjas horarias libres. Al 24 de junio, el último dato proporcionado, había 12.000 reservas, principalmente en julio.

Las nuevas condiciones de ingreso

Todos los visitantes, que deben ser mayores de 11 años, deberán llevar puesto su tapabocas desde el momento en que hagan las filas para entrar. No habrá tienda de ‘souvenirs’ ni expendio de alimentos.

De acuerdo con la administración del museo, habrá dispensadores de gel desinfectantes para manos y un sistema de flechas para guiar el tránsito por el museo en un solo sentido, así como letreros que recuerdan a los visitantes que deben mantener un metro de distancia.

Por ejemplo, ante ‘La Gioconda’, uno de los iconos del museo parisino donde solía haber concentraciones de gente, ahora habrá círculos señalizados en el piso de distanciamiento para evitar el contacto.

Ante las pérdidas, una “democratización cultural”

De acuerdo con el presidente del Louvre, Jean-Luc Martínez, la crisis del coronavirus ha dejado más de 45 millones de dólares en pérdidas que van desde ingresos de taquilla perdidos, eventos cancelados y ventas en tiendas. Martínez además se muestra poco optimista, dice que vaticina “tres años difíciles desde el punto de vista financiero”.

Desde ya se calcula que el número de billetes vendidos en 2020 estará muy lejos del récord de más de diez millones alcanzado en 2018 y de los 9,6 millones registrados el año pasado.

“Perdemos el 80% de nuestro público. 75% de nuestros visitantes son extranjeros. Vamos a tener como mucho entre el 20 y el 30% de nuestro público del verano 2019, entre 4.000 y 10.000 visitantes diarios”, dijo Martínez a los pies de la famosa pirámide de vidrio.

Ante este panorama, Martínez le apuesta por una “democratización cultural” que consiste en cautivar al público local. El plan incluye visitas “mini descubrimiento” gratuitas y sin reserva previa, así como visitas guiadas, dirigidas principalmente a jóvenes y a los públicos más modestos, sobre todo franceses.

El museo, también, trabaja con el Ministerio de Cultura en un “plan de transformación”, ya que según Martínez “tenemos que estar preparados para 2023-2024 con motivo de los Juegos Olímpicos. El desafío para 2024 es abrir más horas, más salas”, dijo el presidente del museo a los pies de la famosa pirámide de vidrio.

“¡No nos olviden!”: guías turísticos protestan frente al Louvre

Varias docenas de guías turísticos de París con máscaras y retratos de la ‘Mona Lisa’ protestaron frente al museo del Louvre durante su reapertura pidiendo más apoyo del Gobierno para ayudarlos a superar la crisis del coronavirus y la escasez de turistas.

Los guías turísticos de París sostienen carteles que representan la pintura de Mona Lisa del artista Leonardo da Vinci durante una acción en el patio del museo Le Louvre para advertir sobre sus condiciones de trabajo en París. 6 de julio de 2020.
Los guías turísticos de París sostienen carteles que representan la pintura de Mona Lisa del artista Leonardo da Vinci durante una acción en el patio del museo Le Louvre para advertir sobre sus condiciones de trabajo en París. 6 de julio de 2020. © REUTERS / Christian Hartmann

Sin bien en mayo Francia anunció medidas por cerca de $19.000 millones de dólares para apoyar a su sector turístico, los manifestantes dicen que esos fondos no llegaban a guías turísticos, la mayoría de los cuales tenían contratos a corto plazo y ahora enfrentan dificultades financieras.

«El Gobierno está haciendo de oídos sordos», dijo Margot Schmitz una de las manifestantes. Todos ellos son conscientes de que pueden pasar meses antes de que los extranjeros vuelvan a París en números similares a los que se tenía antes a la crisis del coronavirus.