El jueves 7 de agosto visitó la cabina de Dharma El Camino Interno la periodista Beatriz Goyoaga. De nacionalidad española y de corazón ciudadana del planeta Beatriz V. Goyoaga, periodista experta en política y economía, abandonó la vida agitada de periodista para promover un cambio. Tras una coincidencia geográfica, publicó con éxito el artículo que la llevaria a crear su agencia distribuidora de noticias : creó la International Press Services y consiguió, entre sus compradores, a la BBC, CNN, la revista Variety, al mismo Daily Mail, entre otros.

Atrás quedaron las corresponsalías del Daily Mail de Inglaterra, Sydney Morning, Herald, US Journal of Law, así como la dirección de internacional Press Services, para impartir, de forma voluntaria, meditación y cursos de respiración para eliminar el estrés y devolver el equilibrio psicofísico perdido por la ansiedad producida por las crisis.

Hace 16 años que Beatriz Goyoaga es instructora de los talleres creados por Shankar y actualmente ejerce como directora para España y América Latina de El arte de vivir, convertida en ONG. Hasta el momento sus registros dan cuenta de haberles dictado cursos a 44 mil personas.

Las enseñanzas de Shankar consisten en usar la respiración como herramienta para conseguir el equilibrio. «La respiración está íntimamente ligada a las emociones -explica Beatriz-. Mediante varias técnicas, nosotros trabajamos diferentes patrones de respiración y con ello llegamos adonde ni la medicina ni la palabra (es decir, los tratamientos psicoterapéuticos) llegan».

No es algo nuevo, agrega. Esto ya se sabía en la antigüedad, pero la vida moderna lo olvidó. «Por la mañana, los seres humanos nos lavamos la cara, la boca, el pelo, pero no la mente. Es necesario que nos tomemos también unos minutos diarios para hacerlo. Se reduce el estrés, se regenera el sistema nervioso e inmune».

Los métodos específicos se aprenden en las sesiones. En términos generales, se trata de tomarse un tiempo diario para respirar de forma profunda y larga, casi en cámara lenta. Tomar y botar aire bien despacio y cambiar el ritmo. Es algo que, según ella, le ha cambiado la vida a muchos. A Beatriz le mandan cartas de agradecimiento de varias partes del mundo, pero ella se alegra sobre todo al enterarse del efecto en personas recluidas en una cárcel, por ejemplo. Le dicen que el método les devolvió su libertad, aunque sigan tras las rejas.

Puede que muchos piensen que este es uno más de los tantos caminos espirituales que se ofrecen casi en cada esquina. Ella dirá que no. Dirá que este fue el camino que le cambió la vida. La tarjeta que la acreditaba como periodista ya no está en uso. Ahora sigue los pasos de su maestro.

 

Fuente:
https://www.eltiempo.com
https://beatrizelartedevivir.com

Leave a Comment

Your email address will not be published. Marked fields are required.