En tiempo recientes hemos visto como algunos países, con el fin de proteger sus ríos o bosques, han designado a algunos de ellos como personas, con derechos humanos. Este es un fenómeno que ha pasado con algunos ríos sagrados en India, o con el lago Erie en Ohio, entre otros casos, pero ahora Bangladesh, conocido también como «la tierra de los ríos» por la gran cantidad que lo cruzan, ha aprobado una ley que podría sentar bases en todo el mundo, con la que la Suprema Corte le ha otorgado derechos legales a todos los ríos de esta nación.

Ahora, cuando una persona dañe un río, una comisión nacional podrá perseguirlo criminalmente, pues ahora se debe tomar en cuenta el derecho a la vida de cada río. Los representantes de esta comisión tienen el poder de realizar demandas cuando se ponga en riesgo a un río.

Por supuesto este derecho presenta ciertas lagunas legales y quizá algunos problemas, pero es parte de una ley nueva y radicalmente distinta, que por otra parte podría ser urgente para preservar el planeta. Algo así en Brasil actualmente podría ser esencial para evitar el enorme daño que los incendios del Amazonas podrían ocasionar al planeta.

La ley pasada en Bangladesh es lo que también ha sido llamado en inglés environmental personhood o la calidad de persona del medio ambiente, algo que por otra parte ha sido entendido por milenios entre culturas indígenas, las cuales quizá por esto han sabido proteger mejor el medio ambiente.

El problema que algunos analistas ven con esta ley, que es muy cercana a un concepto filosófico, es que puede perderse en la práctica como una mera acción simbólica, ya que procesar demandas es algo costoso y que requiere una gran cantidad de tiempo y atención, algo que pocas personas están dispuestas a realizar. Parece que es importante que existan mecanismos y recursos para asegurarse de que los ríos sean defendidos enérgicamente en su calidad de personas.

De cualquier manera, muchas personas creen que esto es generalmente positivo y se preguntan incluso si no es esto algo que deberíamos de copiar en todo el mundo.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Marked fields are required.