Noticias

Publicado en mayo 22nd, 2015 | Por Rhynia Moreno

0

Miguel Salvador edita nuevo disco de jazz “ambiental”

El guitarrista bilbaino Miguel Salvador acaba de publicar su tercer disco, Código (Errabal), en formato de trío y con la participación estelar del saxofonista Javier Alzola, miembro del grupo Fito y los Fitipaldis. Músicos curtidos de la música vasca como el batería Hasier Oleaga y el contrabajista Jon Piris completan la formación de un CD “de jazz tranquilo y ambiental”.

Editado en la filial jazz de Gaztelupeko Hotsak, Código, palabra que “dice muchas cosas” y alude al sentimiento que “nos mantiene unidos”, cumple el sueño de Salvador y Alzola, amigos que han tenido que dejar pasar los años para compartir disco.

“La agenda de Fito y los Fitipaldis está muy apretada. En los parones de las giras sí tocamos bastante, pero no había manera de grabar. Al final, lo hicimos en un solo día”, según Alzola. El CD se grabó en los estudios Pan Pot (Urduliz), en “un ambiente muy familiar, en cabinas individuales, viéndonos las caras y tocando en directo en tres tomas, de la que se eligió la mejor de cada tema”, indicaron a DEIA.

Las “historias personales y experiencias” de Salvador conforman su nuevo disco, CD con un jazz “más tranquilo y ambiental” que sus dos anteriores, repleto de “melodías sugerentes, fácil de escuchar y que puede sonar a banda sonora”, indicó, con guiños a Bill Frisell -“en el uso de espacio y ambientes”- y a Ornnete Coleman en un tema más free-jazz. “Es jazz contemporáneo y moderno, pero la intención era que fuera fácil de escuchar”, según afirmó Alzola.

Miguel Salvador ya trabaja para presentarlo en vivo, aunque se ha quedado fuera de las grandes citas de jazz vascas. “Hay un circuito sumergido en bares, el problema es entrar en los festivales. De todas formas, el jazz es una satisfacción personal, no persigo nada económicamente, solo que cada actuación me dé energías para seguir preparando cosas”, según el guitarrista.

“El jazz nos gusta, el dinero hay que sacarlo por otro lado”, según Piris, mientras Alzola destacó la fidelidad del público y circuito de jazz. “Son muy fieles. Yo no puedo dejar el jazz, me da muchas cosas, te permite estar ahí más tiempo y abre otros caminos. Además, igual te escuchan más 40 personas en un bar tocándolo que 16.000 con Fito. En un estadio vas a lo grande, con el jazz puedes desarrollar la música y crecer tocando cada día con una intención diferente”, concluyó el integrante del grupo liderado por Fito Cabrales.

Fuente: http://www.deia.com/


Acerca del autor



Comentarios cerrados

Volver al principio ↑