Mundo Cool

Publicado en Mayo 2nd, 2017 | Por Fatima Arrue

0

La vida de Leonardo Da Vinci a través de sus viajes

Hay hombres y mujeres cuyo destino es convertirse en mito. Ese es el caso de Leonardo da Vinci, uno de los máximos protagonistas del Renacimiento, el movimiento que reactivó el conocimiento y el progreso en Occidente superando los años oscuros de la Edad Media. Como buen representante del ideal de la época, Leonardo no dejó de estudiar, investigar y de viajar por Italia, que en aquellos años, más que un país, era la suma de una serie de estados.

La Toscana

Leonardo nace en Vinci, donde habitó en casa de su abuelo hasta el 1469 aproximadamente, año en que se desplaza a Florencia, a poco más de 25 km. Es por ello que sus primeros años transcurren en el corazón de la región de Toscana, cuyos paisajes influirán en su obra posterior.

Paisaje del valle del Arno

Dado su lugar de nacimiento, no es sorprendente que el primer dibujo fechado que se conserva de Leonardo sea un paisaje de la Toscana. La técnica con la que desarrolla la perspectiva aérea es asombrosa.

Florencia y el Renacimiento

Esta ciudad italiana fue el epicentro del Renacimiento. La cúpula de Brunelleschi, el Campanario y el Baptisterio son un conjunto arquitectónico de impresionante belleza. Fue Sthendal quien avisó de los peligros de Florencia: “Saliendo de Santa Croce, me latía el corazón, la vida estaba agotada en mí, andaba con miedo a caerme”. Desde entonces, se conoce como Síndrome de Stendhal a la enfermedad psicosomática que desarrollan algunas personas al estar expuestas a obras de arte.

Milán, el viaje de un ingeniero

Leonardo llega enviado desde Florencia a Milán. Allí ejerce de ingeniero; pero también pinta una de las obras cumbre del renacimiento, La última cena, que se puede ver en Santa Maria delle Grazie, una iglesia y convento de la Orden de los Hermanos Predicadores.

El hombre de Vitruvio en Venecia

Leonardo acudió a Venecia para ayudar en la construcción de defensas contra los ataques turcos. En la ciudad se guarda uno de los dibujos más importantes de Leonardo,el Hombre de Vitruvio. Se trata de un estudio de anatomía sobre las proporciones ideales del cuerpo humano. Se conserva desde 1822 en la Galería de la Academia de Venecia, aunque se exhibe al público tan sólo una vez cada diez años por motivos de conservación.

La frustración del Vaticano

Leonardo se desplaza a Roma en septiembre de 1513 donde trabaja para el papa León X. Vive años decepcionantes, pues, al contrario que sucede con Rafael y Miguel Ángel, no se le concedió ningún proyecto relevante. Solo en 1514 logró realizar la serie de los Diluvios en la bóveda de la Capilla Sixtina, en la que Miguel Ángel concentra todas las atenciones.

Francia, Loire

Leonardo conoció el valle del Loira.  En 1516 aceptó una invitación de Francisco I de Francia, quien le procuró lugar donde descansar de sus decepciones en Roma. Ya no volvería a Italia. Sus restos descansan en la capilla de San Huberto, en el recinto del castillo de Amboise.


Acerca del autor



Comentarios cerrados

Volver al principio ↑