Noticias

Publicado en Junio 30th, 2015 | Por Rhynia Moreno

0

Imagine: sin límites ni barreras, el sueño de John Lennon

John Lennon en “Imagine” proponía la idea de que no hayan países ni religiones, y todos viviendo su vida unidos en paz. Es imperdible la versión de “Imagine” de Lady Gaga hace unos días en la inauguración de los Juegos Europeos, en Azerbaiyán, con los celulares del público iluminando un momento mágico. El músico hacía en esta canción una declaración de principios y se llamaba a sí mismo un soñador, aunque no el único. Se atrevía a derribar las barreras, lejos de los dogmas irrevocables. Quizás no llegó a imaginarse, como sucedió anteayer, que en su país se iba a aceptar legalmente el matrimonio igualitario.

Recordemos que en un momento la Tierra era plana y no suscribir a ello significaba la muerte. Salir de compartimientos estancos es tendencia, aunque lamentablemente hay quienes se radicalizan y matan, como tristemente también sucedió esta semana.

Éste es un momento en el que muchas cosas se redefinen, entre ellas el mundo del trabajo. “Hay algo odioso que se llama job description“, dijo el disruptivo español Sergi Corbeto, fundador de cookiebox.es, una compañía que se ocupa de descontracturar la comunicación de las empresas a través de workshops cinematográficos y gamification, entre otros recursos. Según Corbeto, el modelo silo (compartimientos que se usan para guardar semillas) ya no funciona. Las barreras deben caer. “Es imposible organizar el trabajo moderno a partir del job description. El trabajo tiene que estar en movimiento”, dijo en el marco del WorkPlaceConference, organizado por 3g y Contract.

Si es o no posible que una persona haga más de una sola cosa en la empresa y se aproveche su potencial en toda su complejidad, se verá. Pero ha sucedido siempre en las empresas familiares pequeñas, donde los dueños hacen de todo: son CEO y, a la vez, sus propios secretarios.

Gary Hamel trabajó en el London Business School durante 30 años y es autor de El futuro del management. Para él, que se llama a sí mismo un renegado del management, “los nuevos problemas exigen nuevos principios”, y añade: “Es imposible construir las capacidades esenciales de la empresa del mañana (resiliencia organizacional, innovación y engagement de los empleados) sobre los andamios de los viejos paradigmas del management del siglo XX”.

Un empedernido luchador contra la burocracia y el control, escribió en un artículo para el Harvard Business Review que “el problema es, en una era de disrupción, que es la gente diferente con ideas diferentes (o irregulares) la que crea un negocio diferente que va a generar dividendos”. Esto es, adiós a la manera estándar de hacer las cosas; hola a la diversidad, la escucha activa y la horizontalidad. Todo lo que esté bajo control corre más riesgo que lo que está innovando y algo descontrolado. “Las ideas verdaderamente innovadoras son anormales y, por lo tanto, vistas con escepticismo en una cultura obsesionada con conformarse con lo que hay”, dice.

Salim Isamel, fundador del Singularity University, dice que ya nació la persona que va a vivir 150 años. Otra barrera que debe caer, la de la jubilación a los 65 años, lleva a repensar el concepto de adultos mayores, que son jóvenes a esa edad. Hoy la expectativa de vida supera los 80 años, mientras que hace 100 años era sólo de 42. Sin barreras, el sueño de Lennon, todavía muy lejos, pero un poco más cerca.

http://www.lanacion.com.ar/


Acerca del autor



Comentarios cerrados

Volver al principio ↑