Noticias

Publicado en marzo 19th, 2015 | Por Rhynia Moreno

0

El raudal latino de Infanzón pasa por la meca histórica del jazz de Shanghái

Shanghái (China), 19 mar (EFE).- El raudal improvisador del cuarteto de jazz latino del pianista y compositor mexicano Héctor Infanzón, que está cerrando una gira de 20 conciertos en 25 días por cuatro países de Asia, acaba de dejar en Shanghái su propia impronta, al pasar por la meca histórica del jazz en el continente.

Si hay un vestigio vivo en Shanghái, antigua colonia británica y francesa que hoy es capital económica de China, de aquellas noches de lujo, diversión y desenfreno musical que le dieron fama mundial entre los años veinte y cuarenta, incluso con una invasión japonesa de por medio, es la Vieja Banda de Jazz del Hotel de la Paz.

En este emblemático edifico modernista de 1929, uno de los hoteles más renombrados del mundo en su tiempo, conocido durante sus primeras décadas como Hotel Cathay, toca todas las noches desde hace cuatro décadas esta Vieja Banda de músicos chinos, con una media de edad que supera los 80 años (alguno se estrenó allí ya en 1947).

Compartiendo su escenario habitual, un salón con todo el ambiente de la época, donde los ancianos músicos suelen improvisar en torno tanto a clásicos estadounidenses como a temas chinos de su juventud, los turistas y habituales del lugar se sorprendieron durante tres noches con el calor y la viveza de los ritmos latinos de Infanzón.

Su cuarteto, que acaba de cerrar una intensa gira, con apoyo de la diplomacia mexicana, por locales de jazz de Malasia (Kuala Lumpur), Singapur, Hong Kong y China (Hangzhou y Shanghái), ha vivido la experiencia como “una exquisitez”, pues “allí se respiraba arte por todos lados”, explicó a Efe Infanzón.

“Fue ‘padrísimo’ tocar en ese lugar”, declaró el pianista (México DF, 1959), cuya larga exploración musical le permite conocer y saltar fácilmente de un estilo a otro, con marcadas influencias clásicas, del propio jazz afroamericano y de las distintas culturas musicales de su país, del Caribe y de Latinoamérica.

“Compartimos el escenario con la banda de viejitos local, la Vieja Banda, algunos de ellos incluso tocaron en aquellas épocas, había un músico de 92 años, ¡qué le puedo contar yo, si ha visto todo el siglo XX en China!…y es muy bonito sentir esos colores de época en nuestros días, tocar con ellos, sentir su edad”, comentó.

“Ahí estos señores tocan normalmente música china y temas internacionales, y de pronto llegamos ahí nosotros con nuestra locura y este sabor latino que traemos, durante tres noches… Ha sido toda una experiencia”, agradeció.

Para el cuarteto mexicano, que en su tercera década de trabajo se siente claramente en el camino de la tradición improvisadora de la música occidental desde el mismísimo Barroco, con toda su capacidad de combinar influencias e innovar explorándolas, su paso por China ha sido especialmente llamativo.

Tras tocar, además, en el club de jazz más famoso del Shanghái actual, el JZ Club, y en su filial de Hangzhou, a 170 kilómetros, Infanzón pudo comprobar cómo, aunque sus composiciones e improvisaciones sobre ellas “han gustado muchísimo”, también fue especialmente difícil romper las barreras para llegar al público.

“Claro, son lugares para convivir, clubes de jazz donde la gente va a cenar, no es una sala de conciertos, pero fue así: primero, cuando nos arrancamos a tocar, hay una expectativa en la gente, como si se preguntaran, qué es esto, es una fiesta o qué música es esta”, comentó.

“Conforme va pasando el concierto, entonces se van atrapando, pero es nuestra responsabilidad, que no permitamos que nos diluya la energía esa indiferencia inicial, que si no nos come”, dijo, “y cuando empezamos a conseguirlo y tenemos su atención, acaban escuchando y les gusta mucho”.

En China sobre todo les sorprendió ver a su público, a menudo, entre amigos pero cada uno con su móvil en la mano para usarlo todo el tiempo, incluso estando en grupo, “así que son muchas barreras las que hay que ir superando, pero afortunadamente logramos llamar su atención, y se nota que ha gustado mucho”.

“Hay una avidez muy grande en China por explorar lo que está pasando fuera y asimilarlo”, concluyó.

jad/abc/msr

Fuente: http://www.lavanguardia.com/cultura/20150319/54429096478/el-raudal-latino-de-infanzon-pasa-por-la-meca-historica-del-jazz-de-shanghai.html#ixzz3Uqo6x1WC


Acerca del autor



Comentarios cerrados

Volver al principio ↑