Noticias

Publicado en Febrero 18th, 2015 | Por Rhynia Moreno

0

EL JAZZ Y LA PERSISTENCIA, LOS GRANDES PROTAGONISTAS DE WHIPLASH

El Jazz y la persistencia los grandes protagonistas de Whiplash

Bajo la dirección de Damien Chazelle, la película compite por llevarse la estatuilla más esperada de la noche.

Está bien podría ser la mayor premisa de Whiplash. Andrew Neyman, un baterista que asiste a la Academia Shaffer de New York, considerada la mejor escuela de música de Estados Unidos, invierte cada uno de sus esfuerzos en convertirse en uno de los mejores bateristas de jazz de la historia. Sin embargo, al ser fichado por Terence Fletcher, el maestro más reconocido de la escuela, quien lo invita a formar parte del ensamble de jazz que él mismo dirige, se da cuenta que los esfuerzos no son suficientes si se quiere llegar a ser una leyenda de la talla de verdaderos monstros del jazz como Charlie Parker. Hacer un ‘buen trabajo’ será apenas el comienzo de todo lo que deberá enfrentar Neyman si quiere lograr su objetivo.

Fletcher no es un profesor cualquiera, su disciplina alcanza un nivel de crueldad que hace sangrar, literalmente, a los miembros de su ensamble. Su obsesión por descubrir leyendas de la música lo lleva a utilizar los métodos menos ortodoxos para sacar lo mejor de cada estudiante. Los lleva más allá de sus propios límites como músicos y como personas; los humilla, golpea, atemoriza, amenaza y a pesar de todo, despierta una admiración inexplicable entre sus estudiantesla a tal punto que siguen esforzándose por conservar un puesto en su banda. Sin embargo, el personaje brutal de Fletcher esconde un propósito noble, convertirlos en los mejores y, en ese camino, está plenamente convencido de que el temor y la humillación serán el filtro perfecto para encontrar genios de la música.
10258379_1562923410610781_1192895178557394011_o

Con el fin de destacar y cumplir las expectativas de su profesor, Andrew comienza a ensayar obsesivamente día y noche concentrando toda su vida en ello. El encuentro entre la excesiva presión de Fletcher y la fuerte ambición de su alumno desencadena finalmente un despliegue de explosiones que confrontarán sus apasionadas personalidades.

Y por supuesto atravesando toda la película, su verdadero protagonista, la música jazz, le imprime toda la potencia a la historia. La presión que Fletcher ejerce sobre Andrew mientras este toca la batería es tal, que sobrepasa la pantalla para elevar al lector a tal punto de sufrir por el protagonista, sentir su angustia, su dolor, pero a la vez su victoria cuando logra alcanzar las expectativas de su maestro.

Finalmente es imposible no destacar la escena final de la película. El solo de Andrew es una completa explosión de energía en la que maestro y estudiante llevan al espectador a un nivel de éxtasis que de seguro perdurará más allá del final de la película. Una escena tan perfectamente lograda que se lleva por delante el resto de la historia para concentrarla en unos pocos minutos. Es aquí donde la ideología de Fletcher, sin aprobar o desaprobar necesariamente su tesis, adquiere validez, la necesidad de empujar al máximo las capacidades, más allá de lo que se puede para alcanzar un objetivo, aunque eso signifique pasar por encima de la realidad y principios. En esa escena Andrew ve cada gota de sangre derramada completamente justificada.

No importa si eres o no afin a la música jazz, al final es inevitable verse inmerso, casi absorto por la fuerza que los sonidos toman en la película. El jazz y la potente interpretación deJ.K.Simmons, que además le valió la nominación al Óscar como mejor actor de reparto, convierten a Whiplash en una verdadera joya del cine que vale la pena ver para perder el aliento.


Acerca del autor



Comentarios cerrados

Volver al principio ↑