Noticias

Publicado en septiembre 20th, 2017 | Por Fatima Arrue

0

El hermano de Pablo Escobar carga contra Netflix: exige mil millones de dólares y guardaespaldas

El hermano y antiguo jefe de sicarios de Pablo Escobar ha amenazado a la plataforma de “streaming” por violaciones a los derechos de propiedad intelectual.

Roberto De Jesus Escobar Gaviria reclama a Netflix unos mil millones de dólares amenazando con que “Si no los recibimos, le acabaremos el pequeño espectáculo”.

Luego del macabro asesinato del director de localizaciones de la cuarta temporada de Narcos, el hermano del reconocido líder del cártel de Medellín hizo un llamado a la cadena para que cambien su protocolo de seguridad.

Durante la década de los 80, De Jesus lideraba la contabilidad del imperio de su hermano, y se llegó a conocer como el “jefe de los sicarios” para el cartel de Medellín. Fue arrestado en 1993 y encarcelado, lugar al que se le envió una carta con una bomba dejándolo parcialmente ciego y sordo. Fue liberado 10 años después.

Hablando con The Hollywood Reporter, Gaviria reveló la amenaza de muerte y disputa con Netflix. “No quiero a Netflix y a ninguna producción cinematográfica rodando ninguna película en Medellín o Colombia que se relacione a mí y a mi hermano Pablo sin la autorización de Escobar Inc.” – empresa que De Jesus fundó para proteger todos los derechos de autor de su hermano. “Es muy peligroso. Especialmente sin nuestra bendición. Este es mi país”.

Cuando se le preguntó sobre su demanda contra Netflix por presentar la historia de la familia sin su permiso, De Jesus reveló que se encuentra en negociaciones con Netflix.

Netflix tiene miedo. Nos enviaron una larga carta para amenazarnos. Ahora mismo, nos encontramos en discusiones con ellos a través de abogados para obtener esos mil millones de dólares. Si no los recibimos, le acabaremos el pequeño espectáculo. Mira, nosotros somos dueños de la marca de todos nuestros nombres y de la marca de Narcos. Yo no juego con esta gente en Sillicon Valley. Ellos tienen sus teléfonos y buenos productos. Pero ellos no conocen la vida y nunca se atreverían a sobrevivir en la jungla de Medellín o Colombia. Yo he hecho eso. Sus madres deberían haberlos dejados en su viente. Eso es lo que le decimos a ese tipo de gente si llegan y pisan a Colombia”.


Acerca del autor



Comentarios cerrados

Volver al principio ↑