¿Qué es la eMobility?

La movilidad eléctrica es aquella que hace uso de uno o más motores eléctricos para generar la locomoción. Actualmente este tipo de movilidad ofrece soluciones para viajes y cargas pequeñas (con bicicletas, scooters y motocicletas eléctricas) hasta viajes largos y con carga pesada (con vehículos de transporte público eléctricos).

Una de las principales ventajas de la movilidad eléctrica es que mejora la calidad de vida de las personas al no emitir gases tóxicos. Asimismo, al prescindir de los motores de combustión, los vehículos eléctricos evitan la emisión de toneladas de gases de efecto invernadero lo que a su vez ayuda en la lucha para mitigar los efectos del cambio climático.

 

 

Por esto es considerada como clave para lograr una movilidad sostenible, obteniendo cada vez más apoyo a nivel mundial a través de políticas públicas como la electrificación del transporte público urbano, los cambios en las políticas impositivas, la generación de marcos normativos que la regulan e incluso su integración en las proyecciones a futuro de infraestructuras urbanas.

Y a esto hay que añadir que esta tecnología se encuentra en constante evolución, haciendo que la movilidad eléctrica no solo sea cada vez más eficiente sino que también tenga nuevos usos: los camiones, aviones y botes eléctricos que se encuentran en fase experimental marcarían el inicio de la electrificación de toda la movilidad.

En suma, la movilidad eléctrica ha llegado para quedarse y marcará el futuro del transporte. Un transporte más eficiente, amigable con el medio ambiente y sostenible.

 

fuente:https://www.enel.pe/

 

Encuentra más información relevante: https://movelatam.org/estrategias/panama/

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

TREE CARD la tarjeta que planta árboles

Ahora existe una forma de plantar árboles con cada pago que realizamos, gracias a una nueva tarjeta de débito llamada TreeCard. Con el respaldo de Ecosia, el motor de búsqueda que planta árboles, TreeCard es la primera tarjeta de débito de madera del mundo que redirige el 80% de sus ganancias a proyectos de restauración forestal en todo el mundo.

Fundada por cuatro londinenses, TreeCard es la primera tarjeta de débito de madera del mundo que ayuda a plantar árboles con cada compra y pronto se lanzará oficialmente. La joven startup ha sido financiada por Ecosia, el motor de búsqueda de plantación de árboles que tiene la misión de combatir el cambio climático con cada búsqueda que realice, sin rastrear sus datos.

Reforestando con cada compra

La tarjeta en sí es 100% gratuita para los usuarios, lo que significa que cualquiera puede reservarla, y con cada pago realizado, utiliza el 80% de las ganancias que obtiene de los comerciantes que pagan una pequeña tarifa de transacción para ayudar a plantar árboles en la campaña de reforestación que tenga disponible Ecosia.

Los proyectos de la compañía están ubicados en todo el mundo y están sujetos a un estricto seguimiento mediante tecnología satelital y visitas de campo. Cada US $60 gastados se traducen en un árbol plantado.

“Puede usarlo junto con su banco habitual, por lo que no necesita cambiar de banco. Es muy simple de configurar y usar”, explicó Jamie Cox, cofundador de TreeCard, en una entrevista reciente. “Al usar su tarjeta de débito, cultivará su propio bosque y podrá realizar un seguimiento de su impacto con la aplicación. TreeCard también es compatible con Apple Pay, Android Pay y Samsung Pay, por lo que puede usarla como una tarjeta de débito virtual”.

 

Tarjeta de débito biodegradable

Dado que está hecha de madera de cerezo con certificación FSC de origen sostenible, cada tarjeta también tiene una apariencia única. Según la empresa, un solo árbol puede producir más de 300.000 tarjetas y no contribuye a la contaminación plástica, a diferencia de las tarjetas convencionales que suelen estar hechas de varias capas de plásticos laminados difíciles de reciclar.

Además, TreeCard viene con una aplicación que le ayuda a realizar un seguimiento de todas sus transacciones, lo que fomenta hábitos de consumo y gastos más conscientes. Por supuesto, la cantidad de árboles que ha ayudado a plantar también se mostrará en la aplicación.

“Empoderar a todos para abordar la crisis climática es la razón por la que existe Ecosia. Queremos plantar y proteger miles de millones de árboles, y podemos hacerlo proporcionando herramientas innovadoras que le permitan vivir una vida más verde”, dijo Ecosia en el blog de su sitio web.

 

Podrían plantar 360 millones de árboles cada año

“Por eso proporcionamos financiación inicial para TreeCard. Hicimos una inversión, es decir, que nos ayudará a plantar más árboles, ya que las tarjetas de débito, como los motores de búsqueda, pueden generar mucho dinero”.

El impacto que este modelo de negocio podría tener en el ambiente podría ser enorme si los consumidores adoptan la tarjeta de débito de madera ecológica. Si logra obtener tantos clientes como Chime, la popular tarjeta de débito gratuita operada por la empresa Neobank, TreeCard podrá plantar 360 millones de árboles adicionales al año.

En última instancia, Cox espera que su puesta en marcha fomente el crecimiento de un ecosistema empresarial que coloque al planeta y a las personas antes que las ganancias. “Queremos ser el banco retador más grande del mundo y ayudar a marcar el comienzo de un nuevo tipo de negocio impulsado por un propósito que le dé la vuelta al capitalismo”, dijo el cofundador. “No podemos seguir dando prioridad a las ganancias por encima de todo lo demás. La crisis climática afecta a todos, especialmente a los más vulnerables. Plantar árboles es una forma de que todos actuemos directamente ”.

 

 

Fuente: https://www.greenqueen.com.hk/, Agencias

El Banco Mundial de Semillas de Svalbard

El Banco Mundial de Semillas de Svalbard es una enorme caja fuerte que pretende mantener a buen recaudo, y para siempre, las más preciadas variedades de semillas que conoce la humanidad.

El archipiélago de Svalbard pertenece a Noruega, pero está mucho más de Oslo que del Polo Norte –el doble, para ser exactos–. El 60% de sus islas están cubiertas por glaciares y durante cuatro meses (de mediados de octubre a mediados de febrero) sus poco más de 2.000 habitantes, en su mayoría vecinos de la capital, Longyearbyen, viven en la más absoluta oscuridad.

No hay indicios de que nadie se atreviera a vivir en la región hasta que llegaron los primeros balleneros y cazadores modernos, que se asentaron en sus costas y descubrieron el principal atractivo económico de las islas: el carbón.

Aunque el archipiélago recibe algunos turistas que acuden a escalar sus glaciares y divisar osos polares, la región sería prácticamente desconocida si no albergara uno de los proyectos científicos más fascinantes y ambiciosos de este principio de siglo. El 26 de febrero de 2008 se inauguró cerca de su capital el Banco Mundial de Semillas de Svalbard, una enorme caja fuerte que pretende mantener a buen recaudo, y para siempre, las más preciadas variedades de semillas que conoce la humanidad, que descansan listas para ser cultivadas en caso de que tuviéramos que enfrentarnos a cualquier desastre.

El almacén está construido a prueba de todo tipo de catástrofes. Su situación, en tierra firme y a 130 metros sobre el nivel del mar, asegura su supervivencia ante el derretimiento de los polos. Es impermeable a la actividad volcánica, resistente a los terremotos e, incluso, a la radiación de un posible cataclismo nuclear. Su situación en pleno Ártico no es casual: en caso de que se estropeara el sistema de refrigeración, el permafrost que rodea la instalación mantendría las semillas a una temperatura adecuada.

En sus seis años de vida más de 100 países han contribuido con alguna de sus semillas, que se almacenan en cajas a una temperatura constante de -18 grados centígrados. Pero seleccionar qué debe entrar y qué debe quedarse fuera no es tarea fácil. Y requiere de un gran esfuerzo diplomático.

Un proyecto internacional en el que no todos confían

El almacén no suele abrirse para depositar nuevas semillas más de tres veces al año, y sólo el donante tiene acceso a éetas. Esta condición tuvo que aceptarse dado que muchos organismos y gobiernos tenían miedo de que sus semillas más valiosas acabaran en manos de las grandes compañías biotecnológicas.

La institución encargada de gestionar el almacén, The Crop Group, es un organismo autónomo, pero depende de quienes financian su ambicioso proyecto. Los costes de operación y mantenimiento son pagados por el Global Crop Diversity Trust, un fondo de capital mixto público y privado en el que participan numerosos estados (incluido España), pero también la Fundación Bill y Melinda Gates, que ha aportado más que cualquier país –25 millones de euros–, y otras fundaciones y asociaciones, públicas y privadas.

Aunque muchos países se han implicado con el proyecto, hay notables ausencias. Japón y China aún no se han unido a la causa y la India, aunque ha puesto dinero, sigue siendo cauta con sus aportaciones. En la otra cara de la moneda, hay quien confía en la institución, pero no consigue almacenar allí sus semillas, pues existen variedades mejores de estas. En Svalbard no se duplica nada. Como explica Suzanne Goldenberg en un extenso artículo en The Guardian, “algunos bancos de semillas nacionales han recibido la noticia de que su preciada variedad sobra y que un país vecino, posiblemente rival, ha obtenido el depósito primero”.

Pese a estas dificultades, el depósito alberga ya más de 865.000 variedades, que representan en torno a la mitad de los cultivos que se conocen en el mundo. La primera cámara, de hecho, está a punto de llenarse, y ya han comenzado las operaciones para aclimatar el espacio adyacente, con espacio para albergar 300.000 nuevos especímenes.

¿La última esperanza o un desesperado canto de cisne?

Pero las mayores críticas hacia el almacén no tienen que ver con la forma –al margen de los amantes de las conspiraciones, pocos dudan que el objetivo final del proyecto sea honesto– sino con el fondo. No cabe duda de que Svalbard reúne las condiciones necesarias para albergar con seguridad muchas de nuestras más valiosas semillas, pero ¿merece la pena emplear tantos recursos? ¿Realmente están nuestros cultivos en peligro? Y, lo que es más importante, ¿congelar un puñado de semillas donde Cristo perdió su sandalia es la mejor manera de preservar la biodiversidad de nuestro planeta?

Pese al optimismo que desprende “la caja fuerte del fin del mundo”, como enseguida la bautizaron los medios, cada vez hay más voces críticas en su contra. Muchos de los ingenieros agrónomos que han trabajado codo con codo con los campesinos creen que almacenar las semillas en un contenedor, por muy seguro que sea, no es la mejor forma de preservarlas. Los cultivos están siempre cambiando, las enfermedades y las plagas se adaptan, y el calentamiento global es un desafío que aún somos incapaces de valorar.

¿Seguirán siendo útiles las semillas almacenadas cuando sea necesario plantarlas en un escenario completamente distinto? Nadie lo sabe, pero lo que está claro es que el mundo ha perdido una biodiversidad valiosísima, y si no la preservamos podemos enfrentarnos a graves problemas en el futuro.

En sólo unos 50 años, los agricultores de todo el mundo han dado la espalda a cientos de miles de variedades de cultivos que hoy son irrecuperables. En las décadas de los 60 y 70 los campesinos abandonaron las semillas que habían estado usando durante siglos en favor de nuevas variedades híbridas que prometían mejores cosechas. Y las obtuvieron, pero a cambio de reducir las opciones disponibles a la mínima expresión.

Se cree, por ejemplo, que China ha perdido el 90% de sus variedades de arroz; los campesinos de EEUU, que cosechaban 400 variedades de guisantes a principios del siglo XX, hoy sólo plantan dos tipos; y en las fruterías de España, donde siempre ha habido magníficos tomates, hoy es difícil encontrar algunos que no sean de las variedades insípidas de los años 60, diseñadas para lograr una mayor producción, adaptarse a los invernaderos y resistir largos procesos de transporte y almacenamiento.

Muchas de las variedades autóctonas que no se han extinguido se conservan en bancos de semillas repartidos por todo el mundo. Pero estos tampoco están pasando por un buen momento. En sólo una década se ha ido al traste el banco de semillas de Irak, que fue destruido en la invasión de EEUU en 2003; el de Afganistán, que cayó en manos de los talibanes; el de Filipinas, que se inundó en 2012; y un banco de Egipto que albergaba valiosas variedades de semillas del desierto, que fue saqueado durante la revuelta de 2011. El banco de Siria, en Aleppo, estuvo a punto de correr la misma suerte, pero un grupo de trabajadores logró enviar muestras de las semillas al exterior antes de que estallara la guerra en la ciudad. Hoy se conservan en Svalvard.

Pero la mayor parte de semillas no se han perdido por los conflictos, sino por la desidia de los gobiernos, para los que el futuro de la agricultura es la menor de las preocupaciones. “¿Por qué construimos el almacén?”, se pregunta su fundador, Cary Fowler, en el reportaje de The Guardian. “No fue porque se acercara el apocalipsis. Fue porque sabemos que los bancos genéticos están perdiendo muestras, y las están perdiendo por razones estúpidas: recortes, fallos del equipamiento, errores humanos… Estoy convencido de que estamos perdiendo al menos una variedad al día, de forma silenciosa. Es un goteo de extinciones. Y hemos puesto un fin a esto, al menos para 865.000 variedades”.

Según las previsiones de la ONU, en 2050 habitaremos el mundo nueve mil millones de personas, un 34% más de los que somos ahora. Y algo tendremos que llevarnos a la boca. ¿Aguantarán las semillas que usamos hoy las condiciones del futuro? ¿O tendremos que recurrir a algunas de las variedades que abandonamos años atrás?

Muchos científicos y cooperantes piensan que se está gastando demasiado dinero en Svalbard, cuando deberíamos estar ayudando a los campesinos de los países en desarrollo, en cuyas manos sigue habiendo una variedad de semillas mucho mayor que las que albergan los bancos genéticos. Si desaparecen por completo las culturas agrícolas tradicionales, ¿seremos capaces de recuperar su legado sólo por tener un puñado de semillas almacenadas en un gigante frigorífico? No lo sabemos, pero desde luego suena mucho más atractivo –y recauda más dinero– construir un almacén a prueba de bombas en el fin del mundo.

Svalbard la ciudad habitada mas al norte del mundo

¿Te imaginas vivir meses sin sol o sin noche? El archipiélago de Svalbard constituye un conjunto de islas pertenecientes a Noruega. Algunas de estas islas están habitadas y representa la zona poblada más al norte del mundo…

El clima, al estar tan al norte, es otro punto que lleva al límite a los habitantes de Svalbard. Por otro lado, el comportamiento del sol es muy distinto al acostumbrado en zonas más cercanas al ecuador.
Los días de Svalbard pueden prolongarse por meses, al igual que sus noches. El amanecer y el anochecer son vistos el mismo día solo durante cuatro meses del año.

El día y la noche de Svalbard

Longyearbyen es la ciudad más poblada de Svalbard. Muchas personas se mudaron a esta zona motivados por el incremento de ganancias obtenidas por la caza; además, la extracción de carbón es la principal fuente económica del archipiélago.

Casas de la ciudad de Longyearbyen – Imagen: WikiMedia.-

En los últimos años el turismo aumentó drásticamente, con visitantes curiosos por conocer los fenómenos que ocurren solo en zonas cercanas a los polos. Entre estos fenómenos están el sol de medianoche y la noche polar.

El sol de medianoche es el término que se le da a los momentos en el que, en fechas cercanas al solsticio de verano, el sol permanece visible por 24 horas o más. En Svalbard el sol no se oculta por cuatro meses completos; desde mediados de abril hasta finales de agosto es de día

La noche polar es otro fenómeno presente en Svalbard, y consiste en que, cerca del solsticio de invierno, el sol no aparece por 24 horas o más. Esta región tiene noches que duran más de cuatro meses; desde el mes de noviembre hasta febrero es constantemente de noche.

Estas condiciones afectan a las personas: el sol de medianoche puede causar trastornos de sueño o dificultad para dormir; mientras que la noche polar puede causar un efecto depresivo en las personas, que se le conoce como trastorno afectivo estacional.

 

 

 

Con información de El País / DatosMundial / El Universal / Foto: Shutterstock

Tecnología 3D combatiendo el tráfico de especies

Las tortugas marinas están en peligro. En América Central, sus huevos tienen la reputación de ser deliciosos y especialmente afrodisíacos. Pero esta notoriedad tiene un precio: todos los años, varios miles de estos huevos son robados por la noche en las playas donde anidan las tortugas, poniendo en peligro la supervivencia de la especie.

Para luchar contra este contrabando, la ONG de protección ambiental Paso Pacífico ha desarrollado huevos de silicona falsos que contienen un trazador GPS. Realizados con la técnica de impresión 3D, estos señuelos se implantarán en el lugar de anidación con el tamaño y el color de una pelota de ping-pong para comprender y detener el tráfico.

En enero, el proyecto ganó el Wildlife Crime Tech Challenge, un concurso de innovación para proteger el medioambiente. Paso Pacifico y sus socios recibieron un sobre de 10 000 dólares (9 042 euros) y asistencia técnica para concretar su idea.

La ONG planea arrastrar señuelos a sitios conocidos como escondites de cazadores furtivos. «Va a ser muy fácil para ellos para recoger uno de esos huevos sin darse cuenta,» ha declarado Kim Williams-Guillén, director de conservación de Paso Pacífico, al Washington Post.

Con su innovación, Paso Pacifico espera desenterrar redes de tráfico de huevos de tortugas. La ONG quiere mapear el circuito de contrabando. No se centra en los propios cazadores furtivos, que ganan entre 0,50 y $ 2  por huevo, cuando se venden hasta por 20 dólares en los bares, sino más bien en los destinos y en los organizadores del tráfico ilegal. Los datos recopilados se transmitirán a la policía, que tendrá plena discreción para actuar.

La ONG no está en su primer intento de proteger a las tortugas. Creó en 2008 en Nicaragua una brigada de «Turtle Ranger» para monitorear y proteger los sitios de anidación de cazadores furtivos. La ONG estima que sin esta protección, el 90% de los huevos se perderían cada año.

 

 

Maravillas Arquitectónicas

Los edificios que componen las ciudades forman parte de su atractivo más personal. Sería difícil imaginar a París sin la Torre Eiffel o a Roma sin el Coliseo. Desde el comienzo de la historia, la arquitectura ha formado parte esencial de la belleza de los países.

La lista de maravillas arquitectónicas del mundo es, con toda seguridad, mucho más extensa que la que proponemos en esta selección. Pese a ello, este es un repertorio de lugares que todo amante de los viajes debe tener presente a lo largo de su vida. Algunos brillan por su diseño, otros por los personajes que pasaron por allí. Y otros, sencillamente, son prácticamente insuperables por su retadoras dimensiones. 

 

Recuerda que todos los jueves puedes divertirte en nuestras redes sociales respondiendo nuestras trivias.

Dale clic a la imagen de Challenge Trivia y ve a nuestro perfil de instagram.

 

1.- Edificio Flatiron (Nueva York, Estados Unidos)

Casi 120 años de historia y aún parece como si hubiese sido inaugurado ayer. Esto es lo que hace especial al edificio Flatiron, su capacidad para convivir con el pasado y el presente de la manera más brillante. También conocido como Fuller, en honor a George A. Fuller, fundador de la empresa constructora que financió la obra. El año que viene el Flatiron cumplirá 30 años como ‘monumento histórico de Nueva York’. ¿Existe mejor manera de rendirle homenaje que visitándolo?

2.-Taj Mahal (Uttar Pradesh, India)

7.- The Guggenheim New York

El Museo Solomon R. Guggenheim, comúnmente conocido como El Guggenheim, es un museo de arte localizado en el número 1071 de la Quinta Avenida y la esquina de la calle 89 en el vecindario Upper East Side de Manhattan, Nueva York. Esta obra pertenece al aquitecto Frank Lloyd Wright y es un aparada obligada para aquellos amantes del arte y la arquitectura

8.- The Guggenheim Bilbao

El Museo Guggenheim Bilbao es un museo de arte contemporáneo diseñado por el arquitecto canadiense Frank O. Gehry y localizado en la villa de Bilbao, España. Es uno de los museos vinculados en régimen de franquicia o colaboración con la Fundación Solomon R. Guggenheim.

Trivia: ¿Qué tanto sabes de las 7 maravillas del mundo?

¿Disfrutaste de las trivias en nuestras redes sociales?

Aquí te dejamos información para que amplies tus conocimientos, porque la cultura nunca pasa de moda!

A continuación las maravillas referenciadas en documentos históricos que, con sólo evocar a la imaginación merecen el prefijo maravilla y también las que aún quedan en pie, para  gusto visual de los que han contado con la suerte de estar bajo su imponente belleza. 

LA GRAN PIRÁMIDE DE GUIZA

 

Conocida como la pirámide de Keops, es la más antigua de las siete maravillas de las que vamos a hablar y además la única que se conserva de las siete. Es la mayor de todas las pirámides de Egipto, mandada construir por el propio faraón Keops perteneciente a la cuarta dinastía. El encargado del proyecto de construcción fué el  arquitecto Hemiunu, se estima que fue acabada en el año 2.570 a.C.. mientras que sus obras se iniciaron en el año 2.550 a.C, es decir 20 años de construcción. Situada a las afueras de El Cairo, la pirámide de Keops es hoy una de las 3 pirámides que componen la Necrópolis de Guiza.

 

 

Como dato curioso les podemos contar que durante 3.800 años fue el «edificio» más alto de la Tierra, hasta la construcción del Chapitel de la Catedral de Lincoln, en Inglaterra, en el siglo XIV.

 

LOS JARDINES COLGANTES DE BABILONIA

 

Construidos en el siglo VI a.C. durante el mandato de Nabucodonosor II, se conceptualizan como un paraíso vegetal que descansaba a orillas de Éufrates otorgándole gran belleza a la ciudad de Babilonia o Begel.

Era el propio río quien regaba el maravilloso vergel de plantas. Sus jardines estaban rodeados de palmeras y árboles frutales en donde había dátiles, cocos, y todo tipo de frutos.

Su construcción se cree que se inició en el año 600 a.C. por orden de Nabucodonosor II, como prueba de amor hacia su mujer Amytis, las plantas no era mas que un fiel reflejo de las montañas de la tierra de su esposa, así ella las recordaría siempre.

Estos jardines estaban junto al palacio real, situados cerca del río para que todo el mundo los pidiera admirar, aunque no podrían entrar. En la terraza más alta se situaba un depósito de agua, este dejaba escapar el agua para que corriera a través de las terrazas como si fueran arroyos.

 

 

Los jardines, por su construcción parecían estar suspendidos en el aire. Sus plantas diseñadas en forma de terrazas abovedadas daban la ilusión de superponerse. Hoy en día se han encontrado vestigios de muros de 25 metros, un canal de irrigación y algunos arcos abovedados, que no se sabe si pertenecieron a esta maravilla del mundo antiguo.

 

EL TEMPLO DE ARTEMISA DE EFESO

 

Ubicado en la ciudad de Éfeso en Turquía, fue un templo dedicado a la diosa Artemisa. Su construcción fue ordenada por el rey Creso de Lidia y duró aproximadamente 120 años, Si, 120 años!!

Un edificio de colosales dimensiones con una bella arquitectura, compuesto por diferentes edificios a los que se les denominó con letras por parte de los arqueólogos que estudian sus restos. El edificio más importante y antiguo es el denominado D. El templo fue destruido en el año 356 a. C por un incendio intencionado.

En el santuario en su parte interior, se encontraba la estatua de la diosa Artemisa, una estatua de 2 metros de altura fabricada en madera de vid y recubierta con plata y oro.

 

 

 

 

El lugar donde se construyó el templo ya era un lugar de veneración desde la antigüedad, donde se rendía culto a la diosa Cibeles, para pasar después a la diosa Artemisa.

El templo, por su gran belleza fue visitado por mercaderes, reyes y viajeros quienes pagaban un tributo a la diosa en forma de bienes y joyas.

 

Documentos antiguos estiman que el templo media 115 m de largo por 55 m de ancho, creado en mármol, era el más grande de la Grecia Clásica. 127 columnas flanqueaban todo el recinto, éstas tenían una longitud de 60 m. Disponía de 3 filas de columnas en la fachada occidental, éstas se divididan en 3 hileras de 8 columans.

Después del incendio, el complejo volvió a reconstruirse, respetando la planta y proporciones del antiguo edificio. Aunque esta vez se añadió un plataforma sobre la que se elevaba el templo.

El templo albergaba esculturas, pinturas y columnas forradas de oro y plata, algunas esculturas hacían referencia a amazonas.

 

ESTATUA DE ZEUS EN OLIMPIA

 

 

Se cree que la estatua de Zeus en Olimpia fue realizada por el escultor Fidias sobre el año 430 a.C. Esta estatua era de un tamaño colosal ya que ocupaba la totalidad del ancho del pasillo del templo construido en su honor. Sus dimensiones debían ser de 12 m de alto. La estatua estába esculpida en marfil con detalles de oro macizo.

Zeus aparecía sentado en un trono, el torso desnudo y el manto en las piernas. En la cabeza portaba una corona de olivo, la mirada parecía dirigirla hacia abajo, lo que le dotaba de un aspecto paternal. En su mano derecha sostenía una Niké ( diosa de la victoria), mientras que en la izquierda portaba el cetro con un águila.

 

El manto contenía adornos de lirios y las sandalias que calzaba eran de oro. El trono de marfil, ébano, oro y piedras preciosas, mientras que el respaldo, los pies, brazos y travesaños labrados y decorado con relieves.

Como dato curiosos: Se dice que cuando Calígula, se enteró de la existencia de esta estatua, ordenó que la llevaran a Roma y que le cortaran la cabeza para poner la suya. Cuando los soldados iban a cumplir la órden, escucharon una carcajada que provenía de la estatua y salieron despavoridos.

La estatua se trasladó a Constantinopla en la época de Teodosio II, colocada en el palacio de Lauso. Se piensa que fue allí donde fue destruida a causa de un incendio.

 

MAUSOLEO DE HALICARNASO

 

Fue un monumento funerario, de gigantescas proporciones para su fin, y dotado de gran lujo. construido entre los años 353 a.C y 350 a.C. en Halicarnaso, Turquía. Se trataba de un monumento funerario creado para Mausolo. Fue su esposa quien encargo la estructura, Artemisa II.

Medía 134 m de perímetro aproximadamente y 46 m de altura, las plantas estaban adornadas con relieves. La estructura fue considerada una maravilla estética.

Este mausoleo sobrevivió a las distintas invasiones e incluso a la destrucción de la ciudad por Alejandro Magno, los árabes y los bárbaros, pero al final fue un terremoto en 1404 quien termino con el.

Sólo se salvó el grupo escultórico que se situaba en la parte más alta y algún friso que hoy se conservan en el Museo Británico.

 

EL COLOSO DE RODAS

 

Construido en Grecia hacia el año 292 a.C. y destruido por un terremoto en el año 226 a.C.. Es una obra que supera la imaginación y que podría facilmente hacer inspirado cualquier mundo de películas históricas o de ciencia ficción en la actualidad

Sólo conocemos lo que escritores como Plinio el Viejo y ciertas crónicas bizantinas reseñan. La estatua estaba hecha con placas de bronce sobre un armazón de hierro. Era el dios del sol griego, Helios y medía 32 m. La base era de mármol blanco y medía 15 m, su peso era de unas 70 toneladas.

 

EL FARO DE ALEJANDRÍA

 

Construida en el siglo III a.C., se trató de una torre construida en la isla de Faro en Alejandría, Egipto. Esta servía como punto de referencia en el puerto y como faro. Su altura debía ser aproximadamente de 100 m. Fue una de las estructura fabricada por el hombre más alta durante muchos siglos. La torre se derrumbó por los efectos de un terremoto en el siglo XIV.

Construido por Sóstrato de Cnido, en época de Ptolomeo II en la Isla de Faro, frente a Alejandría. Era una torre de grandes dimensiones sobre la que había una hoguera que por la noche indicaba la posición de la ciudad a los barcos que entraban al puerto.

Necesaria por la dificultad del puerto, ya que la costa es muy llana y no había referencias. Su tamaño era de 134 m y para su construcción se utilizaron bloques de vidrio situados en los cimientos para que la erosión no los dañara y así aumentar la resistencia contra las olas del mar.

Bajo el edificio se situaba una plataforma cuadrada, de forma octogonal, construido con bloques de mármol ensambladas con plomo fundido. En la parte más alta de la torre había un espejo metálico que reflejaba la luz del sol por la mañana y por la noche proyectaba la luz de las hogueras, ésta luz se podía ver hasta cincuenta kilómetros.

Sobrevivió durante 1000 años, hasta que fue dañado por los terremotos hasta caer. Los restos desaparecieron en 1480 cuando se aprovechó sus restos para construir un fuerte.

 

Esperamos encontraras interesante esta trivia el próximo jueven vendremos con mas. Muy pronto te hablaremos también de las maravillas del mundo moderno. no dejes de visitarnos.!

Reconstrucción de rostro ayuda a confirmar dónde estaba enterrado el genio del Renacimiento RAFAEL

Rafael Sanzio: cómo una reconstrucción del rostro ayudó a

confirmar dónde estaba enterrado el genio del Renacimiento

Rafael

En el Panteón de Agripa, tal vez la tumba más famosa de Roma, una vieja inscripción en piedra recuerda a uno de los grandes hijos de Italia.

«Aquí yace Rafael. Mientras vivió hizo temer a la naturaleza que fuera superada por él. Cuando murió, la naturaleza temió morir con él», reza.

Allí, durante todo este año, el gobierno de la capital italiana coloca una rosa roja cada día en honor al genio del Renacimiento.

Pero más allá de las flores, la inscripción y las peregrinaciones de miles de turistas que llegaban cada día allí antes de la pandemia, una de las preguntas que más ha inquietado a los arqueólogos e historiadores a través de los siglos es si Rafael Sanzio está realmente allí.

O cuál de todos los restos de la tumba son los suyos.

Y es que antes de su prematura muerte en 1520 -se cumplen ahora 500 años-, el autor de los memorables frescos de «La Escuela de Atenas» que decoran el Palacio Apostólico del Vaticano pidió ser enterrado en el Panteón.

Más allá de las referencias históricas, no había ninguna certeza de que los restos del «divino» de Urbino estuvieran allí.

Panteón
Image captionEl Panteón, actualmente una iglesia, es tal vez el «cementerio» más famoso de Roma.

Ahora, un equipo de investigadores de la Universidad de Roma Tor Vergata asegura haber dado con una evidencia concluyente.

«Hasta ahora (…) no había certeza de que los restos encontrados y conservados en el Panteón eran realmente los de Sanzio», aseguró en el sitio web de la universidad Mattia Falconi, profesor asociado de biología molecular y parte del equipo de investigación.

Pero una réplica de un cráneo de hace más de un siglo y una moderna tecnología de animación en 3D ayudaron a los expertos a obtener claves de que los restos de Rafael estaban, en efecto, en el lugar donde siempre se creyó.

¿Por qué generaba dudas el lugar del entierro?

Pese a la tradición, no había pruebas científicas o históricas consistentes de que los restos de Rafael estuvieran realmente en el Panteón.

Por casi cuatro siglos fue una de las preguntas que inquietó en Italia, por lo que se realizaron sucesivas exhumaciones para tratar de identificar sus restos.

La última que se hizo fue 1833 y le fue encargada al anatomista Antonio Trasmondo, quien durante la excavación encontró numerosos entierros, entre ellos el de algunos de los alumnos de Rafael y muchos restos de esqueletos incompletos.

La Escuela de Atenas
Image captionLa Escuela de Atenas, en los Museos Vaticano, es una de las grandes obras que Rafael pintó para los papas de Roma.

Luego de semanas de análisis, con las técnicas rudimentarias de la época, Trasmondo concluyó que un cráneo encontrado guardaba similitudes con el que, según su criterio, debía pertenecer a Rafael, aunque con los años sus técnicas de análisis fueron puestas en tela de juicio.

No obstante, en aquel entonces, el escultor Camillo Torrenti realizó una copia en yeso del cráneo que actualmente se exhibe en el Museo Casa Natal de Rafael.

Casi dos siglos después, esa réplica se volvería decisiva.

¿Cómo se comprobó que era Rafael?

De acuerdo con el comunicado de la Tor Vergata, los expertos inicialmente definieron el perfil biológico de Sanzio para determinar características peculiares de su físico.

Luego, tomando como modelo la réplica del cráneo realizada en 1833, crearon una reconstrucción en 3D de la que sería la cara del artista, que murió prematuramente a los 37 años.

«La reconstrucción facial es una técnica interdisciplinar capaz de recrear con buena aproximación, basándose exclusivamente en la morfología del cráneo, el rostro de una persona en el momento de su muerte», explicó en el sitio de la universidad Cristina Martínez-Labarga, profesora de antropología forense.

Una vez que estuvo listo el modelo en 3D, lo compararon con los numerosos autorretratos que se conservan del artista y otros retratos que sus discípulos hicieron de él.

virgen del prado
Image captionLa virgen del Prado es una de las obras emblemáticas de Rafael.

Finalmente los científicos concluyeron que existía una «clara coincidencia» y «numerosas pistas histórico-artísticas» que permitían afirmar que la réplica hecha hace un siglo era consistente con la forma del cráneo del genio de Urbino.

«Los resultados finales obtenidos son coherentes y completamente coincidentes con el perfil de Sanzio que nos han transmitido la evidencia histórica y sus obras artísticas», indicó Falconi.

Los expertos creen que este hallazgo allana el camino para futuros estudios moleculares de los restos de Rafael y para determinar algunas características de su físico dependientes del ADN, como color de ojos, cabello y tez.

¿Qué más se ha descubierto recientemente de Rafael?

Junto con Leonardo da Vinci y Miguel Ángel Buonarroti, Rafael es considerado uno de los grandes genios del Renacimiento Italiano y el 500 aniversario de su muerte este año ha dado lugar no solo a exposiciones y homenajes, sino también a diversos estudios sobre el personaje.

En ese sentido, un estudio publicado el mes pasado por la Universidad de Milán-Bicocca descartó las que se consideraron por siglos como posibles causas de la muerte del artista: la malaria, la fiebre tifoidea o la sífilis.

La investigación, publicada en la revista de la Sociedad Italiana de Medicina Interna, señala que «las malas descripciones de esa época solo reportaban fiebre como causa de muerte», mientras que los rumores de una vida sexual excesiva «llevaron al mito de que padecía sífilis y que una enfermedad de transmisión sexual era la principal causa de muerte».

Basados en análisis históricos y testimonios de discípulos y amigos de Sanzio, llegaron a la conclusión de que la causa más probable de la muerte haya sido una neumonía, que se agravó como resultado de las sangrías que solían aplicar los médicos como remedio en aquel entonces.

Un día como hoy Recordamos a Vincent Van Gogh

Cuando Vincent van Gogh descendió del tren aquel 20 de mayo de 1890, pisó la tierra bajo la que iba a ser enterrado. Llegó a Auvers-sur-Oise, una villa a 35 km de París, buscando un alivio para sus crisis mentales. Durante casi dos meses parece que lo encontró. Fue uno de los períodos más fecundos de su vida: 72 pinturas, 33 dibujos y un grabado salieron de su revolucionaria imaginación, muchos de ellos vistas de aquel pueblo pintoresco. Sin embargo, los demonios regresaron y vencieron el combate definitivo. El 27 de julio, un domingo por la tarde, el artista salió a los campos y se disparó en el pecho. Moría dos días después.

Vincent no dejó nota de suicidio. El único legado de sus setenta últimos días fueron sus famosísimas cartas, en ninguna de las cuales habla de quitarse la vida, y sus obras. No esperen encontrar un vía crucis pictórico. En sus coloristas paisajes no hay rastro de un suicida en potencia.

'Cuervos sobre los campos de trigo', una de las últimas obras de Van Gogh.

‘Cuervos sobre los campos de trigo’, una de las últimas obras de Van Gogh.

El único cuadro que se ha querido ver como una especie de señal es Cuervos sobre los campos de trigo, donde las aves serían las mensajeras del negro destino. Según la creencia popular, este es el último lienzo de Van Gogh. Falso: fue un dato que Vincente Minelli se inventó en 1956 para la película El loco del pelo rojo. Los especialistas pueden asegurar que esta no es su obra póstuma, pues hay constancia de otras posteriores, pero la falta de documentación acerca de los días previos al suicidio impide identificar en qué cuadro se detuvo para siempre el pincel de Vincent.

Por qué Auvers

Cuando Vincent van Gogh (1853-90) llegó a Auvers tenía 37 años, pero solo llevaba diez dedicado plenamente a la pintura y cuatro desde que puso un pie en París e inauguró su estilo hoy mundialmente conocido, el de dibujar con color. Este hijo de un pastor protestante había probado antes fortuna como empleado de un tío suyo, marchante de arte, y en una librería. Después su vocación viró de una manera casi obsesiva hacia la religión y, aunque nunca se ordenó, pasó un tiempo predicando entre los mineros belgas.

Además de su pasión por el arte, Van Gogh tuvo otro compañero de viaje: sus crisis mentales. La psiquiatría forense ha vuelto del derecho y del revés las más de 800 cartas que escribió el artista para identificar la dolencia. Las principales sospechosas son una neuropatía en el oído interno y una depresión maníaca. Como agravantes pudieron actuar la sífilis y un excesivo consumo de absenta.

Cualquiera que fuera la enfermedad, le asestó la puntilla al artista en las vísperas de la Navidad de 1888, en Arles, en la Provenza: tras una trifulca con su amigo y también pintor Paul Gauguin, se cortó la oreja izquierda. Accedió a ser internado en el cercano sanatorio de Saint-Rémy, pero pidió que se le diera el alta en mayo de 1890 porque creía que la convivencia con los otros enfermos agravaba su estado. Partió hacia París, a casa de Theo, aunque solo estuvo allí tres días: el ruido y el ajetreo urbano se incrustaban en su cerebro. La campiña de Auvers se le antojaba un paraíso.

La idea de instalarse en Auvers se la sugirió a los Van Gogh el pintor Camille Pissarro, que conocía allí a un médico homeópata que simpatizaba con la nueva generación de artistas y que estaría encantado de vigilar de cerca a Vincent. El nombre de aquel facultativo ha pasado a la historia: Paul Gachet. Su retrato pintado por Vincent fue vendido en 1990 a un empresario japonés por 82,5 millones de dólares, una cifra ni remotamente alcanzada antes por un cuadro y que se mantendría imbatida durante 14 años. Desde que desembarcó en Japón, nadie ha vuelto a ver esta obra.

'La iglesia de Auvers-sur-Oise', pintado por Van Gogh durante su estancia en la localidad.

‘La iglesia de Auvers-sur-Oise’, pintado por Van Gogh durante su estancia en la localidad.

A partir de mediados del siglo XIX, con la llegada del ferrocarril desde París, los paisajes de Auvers habían servido de modelo a un sinfín de artistas llegados de la capital. Antes que Van Gogh, por allí plantaron sus caballetes Pissarro, Cézanne, Corot, Morisot o Daubigny. La cercanía a la gran urbe aún no había borrado por completo el rusticismo de la villa, que contaba por entonces con 2.000 habitantes, un millar más en verano, dedicados básicamente a la agricultura.

Vincent se enamoró de lo que llamó “nidos humanos”, las chozas de techo vegetal condenadas a la extinción: dada su alta inflamabilidad, el gobierno había prohibido la reparación de las existentes y la construcción de nuevas.

Van Gogh se instaló en un pequeño cuarto en el ático de la pensión Ravoux, delante del ayuntamiento. Su ritmo de trabajo no podía ser más vivo, a las cinco de la mañana ya estaba en pie y salía a pintar por las calles o los campos. Theo y su esposa le visitaron en una ocasión. Él les devolvió la cortesía y se desplazó un día a París. Se carteó con su hermano, con su madre y su hermana, que residían en Holanda, y con Gauguin.

La magia de Auvers dejó de surtir efecto y volvieron los demonios a la mente del pintor

Sin embargo, la magia de Auvers dejó de surtir efecto. Volvieron los demonios a la mente del pintor. ¿Por qué? Algunos han especulado con que tal vez al pintor no le sentó bien el anuncio de Theo de que iba a pasar sus vacaciones en Holanda, y no en Auvers.

Cliché por cliché

La verdad sobre qué le empujó al suicidio nunca se sabrá. Lo cierto es que aquella tarde de domingo tomó la pistola del propietario de su pensión, se fue hacia la parte posterior del castillo de Léry y se disparó en el pecho. Después regresó a la pensión y subió a su habitación sin avisar a nadie. El posadero le encontró allí postrado, llamó al médico, pero nada se podía hacer.

El célebre retrato del Doctor Gatchet fue comprado por un coleccionista particular.

El célebre retrato del doctor Gachet fue comprado por un coleccionista particular.

El doctor Gachet le dibujó mientras agonizaba, quizá el único bálsamo que se le ocurrió. Al día siguiente al mediodía llegó Theo. En la madrugada del lunes al martes Vincent murió. El miércoles fue enterrado en el cementerio de Auvers, sin servicio religioso previo, pues el sacerdote católico consideró que no era apropiado en el caso de un suicida.

La fortuna de la obra de Van Gogh crecería exponencialmente con el paso de los años. Sin embargo, sus creaciones parecían ligadas a su locura. No fue hasta los años ochenta del siglo pasado cuando los estudiosos derribaron el mito: sus cuadros no eran fruto de sus desvaríos mentales (de hecho, en más de una ocasión escribió que no podía pintar durante sus crisis), sino de una revolucionaria sensibilidad.

Entonces fue cuando de verdad estalló la “vangoghmanía” y se inició el frenesí de precios astronómicos. De alguna manera, el artista se había desembarazado de un cliché (el pintor loco) y había caído en otro (el pintor que vale mucho, mucho dinero).

Pastores son entrenados para detectar el coronavirus

En una prueba temprana, investigadores franceses presentan evidencia de que los perros pueden detectar Covid-19 olfateando el sudor de las axilas de los humanos.

Después de un período de entrenamiento, ocho perros, que previamente habían sido entrenados para detectar explosivos y cáncer de colon, pudieron detectar la enfermedad la mayor parte o todo el tiempo, informan los investigadores.

Los investigadores utilizaron muestras de olor en las axilas porque contenían una fuerte señal química que indicaba un posible patógeno en el cuerpo, pero no el virus en sí, para no poner en riesgo la seguridad de los animales. Según la revista Science, la nariz de un perro es aproximadamente 100 millones de veces más sensible que la de un humano, y estudios anteriores han demostrado su capacidad para detectar una variedad de enfermedades, incluida la diabetes y algunos tipos de cáncer.

En dos ocasiones, dos de los perros indicaron un resultado positivo para las muestras que, según los científicos, provenían de personas no infectadas con el coronavirus. «La información se envió de inmediato al hospital correspondiente, las pruebas se rehicieron y los resultados fueron positivos», dijo el informe.