Noticias

Publicado en Marzo 26th, 2015 | Por Rhynia Moreno

0

Antonio Sánchez, de la composición de jazz al cine

El músico mexicano Antonio Sánchez charló desde Nueva York con medios de la ciudad en la edición de este miércoles del programa de Sólo Jazz de la Universidad de Guadalajara, conducido por Sara Valenzuela.

Sobre estar bajo los reflectores por haber compuesto la banda sonora ”Birdman”, el baterista comentó que ”ha sido una experiencia interesante, hay mucho interés sobre ”Birdman”, pero no hay tanto interés sobre la carrera que he llevado”. Antonio Sánchez comentó que no planea enfrascarse de nuevo en un proyecto para escribir música para películas: ”Después de hacer ”Birdman” todo es para abajo”, y agregó ”escribes mucha música que está muy escrutada por un director: yo quiero escribir música en la que tenga completa libertad de hacer lo que se me antoje”.

De las obras del director mexicano con el que colaboró, dijo: ”Me encantan sus películas, aunque en el pasado han sido muy pesadas. El hecho de que iba a cambiar su fórmula tan radicalmente me dio más confianza en que iba a ser algo muy creativo”. En particular, calificó a ”Birdman” como ”Una de esas cintas en las que todo influye en el resultado final”. Sobre la trama y el personaje, apuntó: ”Cualquier artista batalla un poco con su propio ego, con sus propias debilidades… pero puede ser una relación llevadera con tu ego”.

El baterista ha participado en el grupo de Pet Metheny, un jazzista  cuya música conoció precisamente a través de la recomendación de González Inárritu. Pero no directamente, pues Sánchez escuchaba Noches Mágicas, un programa de radio transmitido hace varias décadas en WFM de la Ciudad de México. Los Dj’s eran Martín Hernández (el diseñador sonoro de ”Birdman”) y Alejandro González Inárritu. Muchos años después conoció a Iñárritu al terminar un concierto de Metheny, en 2005.

Próximos discos y composiciones

Aunque su papel al interpretar la música es el de baterista, Antonio Sánchez ha incursionado en la composición debido a su formación musical integral, que incluye el estudio del piano, donde compone. En su haber cuenta con casi media decena de discos como líder de grupo.

Para este año, Sánchez publicará dos discos: uno de ellos es una larga suite de jazz, llamada ”The Meridian Suite”. Se trata de una hora de música continua, sin ninguna interrupción. De cierta manera, comentó Antonio Sánchez, esa continuidad está ligeramente influenciada por el plano-secuencia de la película de Alejandro González Iñárritu.

Esta suite y su duración están en contraste con las composiciones: ”(las composiciones) son como cuentos cortos, yo quería desarrollar una novela: poder desarrollar mis personajes y mi trama a lo largo de una hora. ”Birdman” fue una buena manera de ver eso, que pareciera que no hay cortes. Descubrí muchas facetas de mi ser musical al no verme limitado a cinco, seis, siete ocho o diez minutos de duración… Surgieron muchas historias de mi ser que nunca hubieran salido… Fue una experiencia muy grata hacer este disco”. El baterista comentó que en la suite hay rock, jazz y otras influencias musicales: ”me gusta hacer música que no tenga reglas”, afirmó.

”Three Times Three” es el otro disco que publicará este 2015, se trata de un conjunto de tríos, tres formaciones diferentes en donde recurre a músicos como John Scofield, Joe Lovano y John Patitucci, entre otros. ”Lo más divertido fue escribir temas en el sonido individual de cada uno de estos músicos”.

Explicó la decisión de hacerlo en el formato de tríos: ”Lo quería hacer en trío porque muchas veces cuando hacemos lo que llaman all-star, muchas estrellas en un mismo disco, los resultados no son tan buenos. Pero con los tríos se puede limitar a un contexto musical más pequeño, para que cada quien luciera más”.

En relación a la composición y la interpretación, Antonio abundó en su método: ”Un artista tiene el deber de sacar a la luz todas sus influencias, de alguna manera… influencias musicales e influencias de vida. No lo hago de una manera consciente, siempre sale de una manera subconsciente que no puedo controlar… Lo que me gusta es dejar que la música se escriba sola, por decirlo de alguna manera. Los buenos temas se escriben casi solos, sirves como un vehículo para música: es la misma analogía para la música en vivo, las mejores noches me siento como un vehículo para que fluya la música”.

La recomendación para los jóvenes músicos es: ”Lo mejor es estudiar como loco, practicar como loco, y a la hora de componer y de tocar relajarte”. Otro proyecto próximo sería una beca que lleve su nombre para jóvenes músicos mexicanos. ”Lo que más placer me daría es ayudar a un compatriota cada determinado tiempo para que se venga a estudiar a una de las mejores escuelas”.

Los conciertos de jazz

El baterista comentó sobre los conciertos de jazz como espectáculo, ”Me parece un compromiso muy fuerte con la gente como para no dar un show como debe de ser, que se sienta como un show de rock o de pop, pero con jazz… hacerlo de una manera que la gente se sienta más bienvenida al concierto… el jazz es tan complicado que la gente se distrae. La gente toca solos que duran bastante tiempo, ahora la gente no tiene el mismo nivel de concentración que teníamos hace diez años… que sea accesible no quiere decir que esté pasado por agua o bobo”.

La música como negocio

A propósito de las nuevas tecnologías y cómo éstas influyen en los modelos de consumo musical, Sánchez afirmó que vivimos un momento bastante obscuro pues ”cuando más puedes hacer que la gente lo escuche, pero cuando ganas menos dinero”. En cuando al futuro de la industria, dijo: ”No vamos a saber qué va a pasar hasta dentro de algunos años, es una etapa de transición”. Fue crítico con los métodos actuales de cobro y distribución del dinero que se produce por la música en Internet: ”No puedes tener una versión gratuita de Netflix, pero sí puedes tener una versión gratuita de Spotify: eso es lo que me parece una estupidez, daña a la industria de manera terrible”.

Fuente: http://www.informador.com.mx/


Acerca del autor



Comentarios cerrados

Volver al principio ↑